BOLIVIANAS DIVERSIFICAN SUS OPCIONES DE TRABAJO

Desde hace cuatro años, las inmigrantes llenan las aulas de los cursos de peinado, maquillaje, peluquería.

En general cuando la gente piensa en Bolivia y en los profesionales bolivianos a menudo se refieren al mercado de alta costura. Sí, es verdad, gran parte de la comunidad boliviana sobrevive en este mercado, pero hay que abrir los ojos a otras realidades.

Desde hace cuatro años, el Instituto Embelezze de Brasil, se ha convertido en una interesante oportunidad de capacitación para las inmigrantes bolivianas que llenan las aulas de los cursos de peinado, maquillaje, peluquería. Una oportunidad para diversificar sus opciones de trabajo y a un costo bastante accesible, en comparación con otras escuelas que se especializan en el mismo campo.

Pero las ventajas no son sólo de orden económico, se trata de una oferta académica ajustada a las necesidades de la demanda. Una de las diferencias de esta franquicia es que la edad de los estudiantes es bastante flexible – de 14 a 55 años – . El 60 por ciento del alumnado está constituido por bolivianas migrantes, aunque no sólo las mujeres se inscriben en los cursos, el 10% de los alumnos son hombres.

Ya desde la entrada se puede ver la presencia de latinos. Todos son recibidos con la sonrisa de Mónica Ulla, la recepcionista de nacionalidad boliviana, que ofrece información sobre los cursos y los requisitos que los postulantes deben cumplir. “Me gusta estar aquí, es un placer trabajar en esta empresa”, dice.

Pasando la recepción, en las aulas con cerca de 18 estudiantes hay también profesionales de otras nacionalidades como Rocío Arellano, de nacionalidad paraguaya que se graduó en el instituto y actualmente es profesora. Enseña a los estudiantes las técnicas de corte, teñido e hidratación.

Según la directora, Noely Caixeiro, contar con colaboradores de otras nacionalidades que hablan español en una escuela con un alto índice de inmigrantes, ayuda al proceso de aprendizaje del alumnado. “A veces, tenemos estudiantes llegaron a Brasil hace poco tiempo y no dominan el portugués, el maestro ayuda a entender algunas expresiones difíciles en español “.

El aprendizaje no sólo es teórico, las estudiantes también tienen clases prácticas. En amplias salas que simulan ser salones de belleza, las alumnas son entrenadas en variados estilos de corte de cabello, para lo que usan maniquíes especialmente diseñados. Cuando se trata de aplicar conocimientos en técnicas de hidrataciones y teñidos, las alumnas deben llevar voluntarias – generalmente familiares o vecinas – dispuestas a someterse a dichas prácticas con la supervisión de la instructora.

Las prácticas se realizan los días viernes desde el medio día hasta las ocho de las noche, y como hay mucha demanda quienes solicitan el servicio deben hacerlo con bastante anticipación. Las estudiantes egresan con las nociones esenciales para entrar en el mercado de la belleza. Según Cecilia Candia, administradora del instituto, muchas estudiantes ya han montado su propio negocio.

“Cuando un ex alumno que abre su salón, celebramos la iniciativa, porque nuestra misión no es sólo formar un profesional y entregarle su certificado, sino que también proporcionar oportunidades para que genere su propia oportunidad de empleo”.

La idea es que todas las alumnas tengan una oportunidad de trabajo, por eso en la Sala Principal se ha habilitado un Mural de Oportunidades. Los propietarios de salones de diferentes barrios de Sao Paulo están en contacto con el instituto y colocan permanentemente su oferta de vacantes y casi siempre contratan a una de nuestras alumnas.

Trabajando por la comunidad boliviana

Conociendo la importancia de los inmigrantes, Embelezze ha estado trabajando con la comunidad boliviana en varios puntos estratégicos, como la Plaza Kantuta la calle y aprovechando los eventos de la calle Coimbra. Este año en oportunidad del Día del Niño, se colocó un stand en la calle, y se atendió a decenas de niños y mujeres que pasaron un excelente día en manos de las alumanas y profesoras del instituto. Pero la relación con la comunidad boliviana no termina ahí, pues Embelezze también se convirtió en una de las redes de distribución de

las tarjetas de descuento Bolivia Cultural

Además de los descuentos en restaurantes de Bolivia, billetes de avión, salones de belleza y asesoramiento jurídico, la tarjeta también ofrece descuentos para la compra de camisetas de la campaña Amo Bolivia. Amo la cultura boliviana. La compra de la camisa sin la tarjeta es de $ 30.00, con la Tarjeta Premium el costo es de $ 25.00 y con la tarjeta VIP es de $ 20.00.

Varios artistas apoyan esta iniciativa, por el vocalista de la Banda Jota Quest, Roger Flausino, la Miss Bolivia Olivia Pinheiro, el Dúo Victor y Leo, el cantante Seu Jorge y la presentadora Caludete

Angelina Miranda

(Desdelsur/Bolivia Cultural – 30/01/2012)



Categorias:imigrantes

Tags:

%d blogueiros gostam disto: